Tipos de alimentación para perros

Una de las grandes dudas de los que cuidamos a un perro es qué alimentación ofrecerle para que esté sano y bien nutrido. Existen muchas opciones de alimentación para perros en el mercado y también muchas posibilidades de alimentación casera, pero ¿cómo saber qué le sentará mejor a nuestro peludo?

En este post repasamos los tipos de comida existente para perros y consejos para elegir adecuadamente y que esté sano y feliz.

Los tipos de alimentación para perros más habituales

Las tendencias en alimentación, tanto en personas como en perros, van cambiando según avanza la ciencia y cambian las costumbres. Lo que antes era bueno ahora es impensable, y estar al día de las novedades en nutrición no es sencillo. El mejor consejo que podemos darte para que sepas con qué alimentar a tu mejor amigo de cuatro patas es: guíate por el consejo de los especialistas.

Cada raza, tamaño y edad requiere de unas necesidades nutricionales diferentes, por lo que adaptarse a nuestro perro es muy importante.

Pienso seco

La mayoría de personas optan por el pienso seco para alimentar a sus perros, y de hecho es una de las formas de nutrición más completas que se encuentran en el mercado. Los piensos secos están completamente adaptados por raza, tamaño y edad.

Pero el mercado del pienso seco es muy amplio, y por suerte podrás tomar otras decisiones al escoger uno u otro:

  • Calidad básica o premium
  • Ingredientes naturales y sin aditivos
  • Sabores adaptados a sus gustos: carne, pescado…
  • Pienso veterinario, indicado en caso de que tengan alguna enfermedad en concreto. Por ejemplo, existen piensos hipoalergénicos que están indicados en caso de intolerancias alimentarias o alergias digestivas.
  • Personalizado: ya hay marcas que venden pienso “hecho a medida” para tu perro.

Comida húmeda

Un tipo de comida muy popular junto con el pienso seco. Está especialmente indicada cuando los perros tienen dificultades digestivas, ya que es sencilla de digerir. Hay que tener en cuenta que con este tipo de dieta tan blanda no limpian sus dientes de sarro, y eso puede producirles problemas a largo plazo.

Lo bueno de este pienso es que es intenso en olor y sabor, por lo que les suele gustar bastante. Si mezclas pienso seco con comida húmeda, vigila que la ingesta de nutrientes sea la correcta.

Comida casera

En los pueblos y ciudades era común hasta hace pocos años que la alimentación para perros en casa se basará en los restos de la comida que sobraba en la mesa. Hoy en día sabemos que hay alimentos que no son buenos para nuestros peludos, como el ajo y la cebolla, y por eso es conveniente ser cuidadosos al ofrecerles de nuestra comida. Personas y animales no tenemos las mismas necesidades.

También existe la opción de cocinar para ellos. Si prefieres que coman comida casera adaptada a sus necesidades, elige alimentos adecuados a sus características y pide ayuda a un veterinario.

Dieta natural BARF

Consiste en crear un menú diario con ingredientes crudos, y aunque a priori sea saludable conlleva riesgos para la salud de nuestro perro por la aparición de bacterias. Por ello, existen empresas de alimentación para perros que ofrecen la dieta BARF sin riesgos. Se entrega congelada, y solo hay que descongelar y servir.

¿Cuánto cuesta mantener a un perro? Descúbrelo aquí.