Otitis perro

Los perros, igual que nosotros, pueden padecer otitis, una infección de los oídos que puede estar provocada por múltiples causas. La otitis en los perros es una enfermedad muy molesta que puede resultarles dolorosa, por lo que la prevención y la rápida actuación serán claves para evitarlo.

En este post te ayudamos a identificar si tu perro puede tener otitis, de qué tipo y cuáles son los tratamientos para curarla.

Qué es la otitis en perros: la infección de oídos también afecta a las mascotas

La otitis es una inflamación del oído. Es una enfermedad común en los perros, por lo que hay que estar alerta para evitar que se complique.

El canal auditivo de los perros es un poco diferente al nuestro, sobre todo en que tiene forma de L y es más vertical. Eso puede condicionar la aparición de la enfermedad, ya que pueden acumularse los deshechos o aparecer humedad.

Hay dos tipos de otitis, la interna y la externa:

  • Otitis externa en perros: es la infección que afecta de forma más habitual a los perros. Afecta al conducto auditivo externo, el que va desde el tímpano hacia fuera.
  • Otitis interna en perros: afecta al tímpano y al oído interno. Pueden provocar mareos y afectar al equilibrio.

Hay determinadas razas que tienen predisposición a padecer infección de oído, y esto es así por la anatomía de sus orejas y por su genética. Hay que tener especial cuidado con aquellos perros de orejas largas y caídas, como por ejemplo los Basset Hound.

Causas de la otitis en perros

Las causas más habituales son:

  • Introducción en el oído de elementos externos, como espigas. Esto se da sobre todo si los perros están en contacto directo con la naturaleza.
  • La aparición de ácaros, hongos o bacterias.
  • Infecciones o tumores.
  • Reacción alérgica a cremas o medicamentos.
  • Acumulación de cera

Cómo saber si un perro tiene infección de oído: señales de alerta

Algunas de las señales de alerta de que tu perro puede tener otitis son:

  • Se rasca las orejas de forma habitual y, en ocasiones, compulsiva.
  • Ladea la cabeza.
  • Las orejas se enrojecen.
  • Las orejas emiten un olor desagradable y/o segregan líquido.
  • Dolor en la zona de las orejas, que se puede detectar si tu perro está irritable, sobre todo al tocarle esa zona.
  • Sacudidas de la cabeza.
  • Fiebre y malestar.

Hay algunas acciones que pueden evitar la aparición de otitis. Antes de que tu perro manifieste síntomas, ten en cuenta que debes revisar a menudo el estado de sus orejas. Cuando lo cepilles o laves recuerda fijarte bien en que los oídos tienen aspecto saludable. Recuerda también secar bien la zona tras bañarlo, y recortar el pelo de las orejas habitualmente.

Si sospechas que tu perro tiene otitis, llévale al veterinario cuanto antes. Contrata el Seguro de Enfermedades para perros para tener cubierto este tipo de incidencias. ¿Tienes más dudas? ¡Déjanos tus comentarios!

Cuida de tu amig@ por muy poco al día
Ver precios