cómo educar un perro

Los perros no son buenos o malos por naturaleza: la educación es fundamental para que su comportamiento sea el adecuado y su socialización sea correcta. Cuando un perro llega a nuestra casa, debe comprender que existen normas de convivencia e ir adquiriéndolas poco a poco.

La manera de educar a un perro siempre debe ser a través del refuerzo positivo. El cariño debe ser la base de la relación.

Siempre será más fácil cuanto más pequeño sea el animal, pero también se puede educar a los perros en la edad adulta, así que no te preocupes si has adoptado a un perro más mayor: aprenderá de ti con facilidad si sabes cómo enseñarle.

Adiestrar a un cachorro: normas básicas que debes enseñarle

Los perros están acostumbrados a vivir en manada, y por tanto necesitan rutinas y normas para sentirse felices. Lo primero es establecer límites claros, y no ceder en pequeñas cosas que pueden ir agravándose con el tiempo.

En el caso de los cachorros esto es todavía más importante. Un cachorro debe conocer los límites desde el principio, y a veces nos resultará difícil no darles caprichos. ¡Son tan monos! Pero debes tener claro que crecerá deprisa, y que poner límites es bueno para su desarrollo.

Por eso puedes aprovechar los juegos para ir enseñándole cosas.

Consejos para educar a un perro de cualquier edad

  • Dar instrucciones claras: debes establecer un gesto y una palabra para cada orden. Por ejemplo, piensa en la orden “sit” (para que se siente). Lo normal es decir sit con voz firme mientras se hace un gesto determinado con la mano.
  • Evitar las frases largas: no van a entender las órdenes complejas, hay que comunicarse con ellos con sencillez.
  • Utiliza el refuerzo positivo: igual que a las personas, a los perros les gusta sentirse queridos y saber lo que hacen bien. El refuerzo positivo consiste en premiar los buenos comportamientos con alabanzas, cariño, juguetes, chucherías o cualquier cosa que nuestro perro asocie con algo bueno. No hay mejor manera de hacer algo que estar motivado y satisfecho. El miedo no tiene cabida en la educación canina.
  • Haz que el aprendizaje sea un juego: pasa tiempo de calidad con tu perro, y divertíos los dos incluso cuando estés enseñando algo.
  • Sé constante. Repite habitualmente los comandos para que los aprenda, no lo hagas solo de forma esporádica.

Una cosa importante: los perros no asocian una respuesta con el pasado, la recompensa debe suceder justo después de haber realizado un buen comportamiento. Es común que cuando volvemos a casa y nuestro perro ha hecho algo malo, le regañemos a posteriori. Esto no funciona: no lo va a asociar con lo que hizo mal y se va a sentir mal sin saber por qué estás enfadado.

Ejemplo práctico: enseñar a un perro a sentarse

Para enseñarle a sentarse debes tener preparados unos snacks. Le muestras la chuche y, para dársela, la levantas por encima de su cabeza y un poco hacia atrás. El perro se sentará de forma natural, y en cuanto lo haya hecho hay que premiarle inmediatamente con la chuche.

Aquí tienes un vídeo que puede ser de ayuda:

¿Quieres saber cómo conseguir que un perro deje de ladrar? Puedes aprender aquí.